Alicia

La niñita corría sobre las calles de piedra. A su paso frenético, charcos de agua salpicaban aquí y allá, como un rocío mañanero que inesperadamente caía a mitad de la tarde.

Anuncios